viernes, 30 de diciembre de 2011

Poema de amor y axilas



¿Sabes una cosa?
me encantan tus axilas,
no te conozco un  pelo 
pero me encantan tus axilas.
Tus axilas siempre cerradas son un libro
estrellado encima de mi cama
    hoy,      aquí,     ahora,
beberme tus axilas.
Prefiero aquellas que sudan diez milímetros
cuando el calor nos las devuelve un poco,
En  época de invierno  e incipiente vello
todo el mundo se guarda el sexo en las axilas,
como el pan.
Una vez conocí a una chica
que escondía dos preciosas islas griegas  
para vivir allí por unos años, 
como Ulises.
Son una bendición,
compradlas en los mercadillos,
las farmacias y en las tiendas de animales
preguntad por ellas.
Resignadas, reciben termómetros y maldiciones,
reciben verrugas y sprays desodorantes
pero enseguida los incendian, 
los estallan.
Se cuentan casos de axilas tan ardientes
que son capaces de regresar en dos minutos
 a uno o varios  muertos a la cama.
La axila es el gran misterio de nuestro siglo
por todas partes vagan hombres nostálgicos
con los ojos y las narices en las manos 
alguien  ha decidido sustraerles las axilas
y abandonarlos pobres moribundos
 y despreocupados
 en un mundo atroz y  sin axilas.
Tus manos, tus pechos, tus mejillas
son la hostia,
rozan la tierra  en las reuniones,
 en las cocinas,
 en los sórdidos  tranvías,
pero tus axilas mientras callen  lo contrario
tus axilas desde hoy
para nosotros.

ESCRIBIR



Marcar la piel del agua
pero pensando que sea vista desde el cielo
Escribir,
dejar plantada tu canción
para más tarde.
Sacarte de la boca
las espinas del tiempo.
Escribir,
hacer de barro  
los gritos de socorro de la tribu.
Esconder en un cajón
agua del río.
Escribir,
(Según estrictos
 disidentes lacanianos)
 sublimación simbólica
de un edipo orientado
hacia la muerte
Escribir,
confiar
en que un acto de incomunicación
tenga sentido.
Escribir,
cartas a los muertos,
botellas rotas
en el azul del fondo.
Escribir,
de puro aburrimiento,
de Dios, de la portera,
de uno mismo.
Escribir
(no sé si alguna vez 
 se ha escrito)
no es más que un modo
de matar el tiempo 
hasta que el tiempo
se tome la revancha.

martes, 11 de octubre de 2011

Copenhague



Qué tendrá el bronce cuando llueve mucho
que susurra su  tristeza entre los peces del canal
 verdes, azules, metálicos.
Al norte del cielo no hay cielo
porque todo es un depósito de nubes,
cadavéricas.
Las valkirias han comprado bicicletas
para no ensuciar el blanco mundo
con las uñas animales.
En una esquina dos mendigos
(pagados por el ayuntamiento para parecer
una ciudad cualquiera)
discuten sobre el dios de Kierkegaard.
Las casas se pintan de colores
por  convencer a los suicidas
en sus últimas
 visiones.
Matar, reir, cantar, llorar,
morderte
Es todo tan perfecto, tan desnudo,
las fotos pierden movimiento,
es Copenhague,
es absolutamente lunes,
tengo la muerte a la vuelta
de las palmas de los pies,
tengo la sensación
de estar mucho más vivo que todo esto. 

No hay quien pueda

    
                                  

                                                                                                                      
"La metafísica es una consecuencia
de encontrarse indispuesto"
Fernando Pessoa
Desde que sé de mí
la muerte es un problema
Lo empeñaría todo por esa sensación de nuevo.
La muerte hay días que acompaña,
la invitamos a la mesa
y desayuna entre mi padre y yo,
no es fiera,
tan solo una consecuencia triste
de la fiesta:
vino malo en un mantel tan blanco.
Yo ya soy mayor,
y hablamos a veces de esas cosas
pero otros días…
no hay quien pueda.
Se instala en mi cerebro hasta la noche  
me persigue en autobuses
cuando miro el reloj y sé que es tarde
o alguien me sonríe por la  calle.
Esos días de verdad
que no hay quien pueda
Pienso mucho en esos golpes
en la gente que se cae por la ventana
y se hace polvo en un segundo,
y como  el que lo mira todo
 con el ojo ajeno
 no siente más que un susto.
La muerte es demasiado rara
pero a fuerza de insistir consigue
convencerte.
Lo empeñaría todo por esa sensación de nuevo,
tengo ese recuerdo:
Volvemos  a casa,
la doctora es buena y muy  bonita,
la lluvia patina  en la ventana
de nuestro  viejo SEAT negro 
“Los mayores  lo tienen controlado
el mundo está bien,
si no…
cómo iban a estar todos tan tranquilos,
mira a esos dos bajo el paraguas
apretando el paso,
los hombres hemos inventado
los paraguas,
nadie me está engañando”
No tendría más de siete u ocho años,
y ninguna propensión a la filosofía.
Como ahora…
mi cuerpo estaba
a treintainueve grados.

sábado, 20 de agosto de 2011

CONGÉLATE



Congélate
Muérete de frío
Agarra tu coche triste
Atraviesa la tarde opaca
como una orden del ministerio
La noche que aprendiste a querer
pasaste frío
miedo de que tu voz se congelara de miedo
Mentiras
¿Por qué siempre me preguntas los porqués?
Mentiras
Seguro que ya no me quieres tanto
En mis sueños se cuela la muerte
Sin embargo la vida es sueño
Conclusión:
En la vida se cuela la muerte
Congélate
Apaga tu negro nervio
no tienes suelto para el parking
y además es tarde
Escucha el batir de gentes
el mundo existe habla  se desanima
no puedes no saberlo
solo existe oscuro fuego
como Heráclito en el río
hay que quemarse
como  herejes dignos …
cantándole a  la muerte
que la lengua es fuego.
Congélate
No necesitas carrito para la compra
tú eres lo que está vendido
deja de abrasar excusas.
Para.
Conduce tus ilusiones
por aquel suelo recién pulido
Carrefour
Sección de congelados
conviértete en otro palito de merluza rebozada
Congélate, congélate, congélate …
mientras arde la vida enfrente.

sábado, 11 de junio de 2011

W.C


El nuevo váter no traga una mierda
(Tómese literalmente)
Hay que llamar de nuevo al fontanero del seguro
El problema trivial en apariencia
me tiene con los nervios esparcidos por la cama
se repite ese mal sueño  
quiero vomitarlo
 ¿dónde voy?

El cartero y Descartes



Descartes tiene frío
Imagínatelo
Allí junto a su cartesiana estufa
arrimando los pies al fuego sin Heráclito
Da un poco de penilla
Y entonces entra su cartero y le interrumpe y él :
Por qué me solivianta tu presencia
¡No entiendes que yo pienso¡
Y se lo grita a todo el mundo
del pasado y del futuro y al cartero:
Dudo pienso ahora estoy seguro…
(vacila un poco todavía)
 ahora, yo… estoy seguro …
YO EXISTO.
Años después
en el crudo invierno de Estocolmo
se iba a morir de frío
neumonía  
Entonces
¿Quién no escribe en contra de la muerte?.

sábado, 4 de junio de 2011

Sísifo

  
La gente que tiene lavavajillas nunca piensa,
he pensado que fregar es un castigo
como aquellos de los  griegos:
yo enjabono, froto, aclaro, seco.
Sísifo coge su piedra, empuja,
sube  hasta la cima del infierno…
                                                       baja.
Yo  mañana enjuago
el mismo plato que ensucié.
Sísifo escala,
 la misma piedra que  hoy,
         mañana,
                     pasado, 
                                  antesdeayer.
Mi plato es inútil pero no es eterno,
pienso en la mortal circunferencia de mi plato inútil,
pienso    luego  friego  luego  llaman,
                        al oráculo de Delfos.

jueves, 2 de junio de 2011

El extraordinario caso del hombre normal







El hombre normal tiene mujer o hijos
escucha la radio o ve la tele por las noches
cerveza o cafeína en las mañanas,
manchas de dios o de tos en el periódico,
treintaicinco años trabajando en la Peugeot
le cuenta a sus amigos y se ríen
y sorben la cerveza como anfibios
pero a él no le hace gracia
vuelve los párpados hacia dentro y
contempla ese enorme agujero.
Treintaicinco años trabajando en la Peugeot
Hasta que hoy por vez primera
durante unos pocos segundos
el hombre normal no sabía,
miraba fuera del vagón, -ahora lo cuenta-,
“no sé si voy o vengo del trabajo”
no sé si me espera mi mujer o el jefe
por unos pocos segundos
“¿voy o vengo?”
Sus amigos se reían, que más da,
Él no sabía,…. que más da.
¿Iba o venía,…?
Hacia la cuerda floja o el revólver, ¿iba o venía?,
hacia el cura o la placenta, hacia el cristo o el forúnculo, hacia la verdad o la fregona,
qué más da ¿iba o venía?,hacia el cielo o el sobaco, hacia la timidez o el rio, hacia el santo o la riqueza,
¿iba o venía?, qué más da,
hacia el siglo o las ladillas, hacia el niño pelirrojo o la inflación ,hacia la lejana epidermis o la parca,
¿iba o venía?, qué más da,
hacia el quinto pino o la subnormalidad, hacia el calambre o la pirámide de Keops,
¿iba o venía?,qué más da,
voy o vengo, hacia la mujer o el jefe, qué más da,
sus amigos se reían, qué más da…
pero a él no le hacía gracia.