lunes, 25 de noviembre de 2013

Certezas




Sólo sé que no sé nada
y eso tampoco lo tengo claro

Azul o roja pero dame la pastilla
odiar al hombre o besar con toda mi tristeza sus orejas
no sé, 
nacer flecha para cambiar el mundo
o alistarme en un ejército de sábanas mojadas
no sé
pero  maldigo esta bendita incertidumbre
también al gato que estaba  vivo y muerto y era un perro del infierno

Y ya si hablamos de la angustia existencial
mejor no  hablamos
no sé si hacer caso a  Heidegger, Pascal...
o al carnicero bizco del mercado que hay junto la plaza de toros de Las Ventas
no sé siquiera si me explico
no sabré nunca si el universo tiende al caos
el caos extiende el universo
o el caos es la armonía con tanga de leopardo
apenas sé nada de eso
pero quiero aclarar
que no tengo la menor idea de lo que quiero
pero quiero
por ejemplo
contarte las pulgas del desánimo
comerte las hambres atrasadas
besarte en el centro exacto de los aparcamientos
no tengo la menor idea de lo que sé
y tú tampoco
pero quiero
desatar los pies de los semáforos
bailar todas las peonzas de la noche
reírnos débiles de sus cajas fuertes
encadenar al tiempo y devorar su hígado contigo
quebrar de una vez por todas  
esta mía terca estúpida empresa de tristeza
contigo
no lo sé
pero lo quiero.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Apuntes útiles para reconocerse por la calle



Puede reconocerse a un incompleto en cualquier parte
por el modo en que sus cejas intentan corregir el horizonte
pero también por otros accidentes
Los incompletos hablan poco
pero cuando dicen algo,                                             
mariposas sucias revolotean
en  los aparcamientos de todas las ciudades.

Los incompletos, a veces es difícil verlos,
enjuagan sus ojos en el borde de la lluvia,
no añoran aquel diente que se les rompió en el parvulario,
añoran el exacto hueco que dejó
en la encía más morada de su alma.

Los incompletos dudan
y cuando terminan de dudar siguen dudando
dudan también de su existencia
pero por si acaso
doblan la esquina de los libros
doblan en el ascensor la esquina del espejo
hacia el futuro,
en un gesto metálico  y  ridículo.
.
Si están alegres se les mueren los gatos del vecino
si están tristes
les hace cosquillas en el pecho la tristeza.

Nunca llegan al destino
pero  suben en todos los vagones
aunque  no saben  si al subirse
les espera el dinosaurio enfermo de los lunes 
o enamorarse  de aquella mujer desconocida
que posee  una oreja imprescindible.

Los incompletos pierden incluso cuando ganan
¡¡qué  fracaso tan incompleto el suyo¡¡¡
pierden  los paraguas, los mecheros, los hallazgos
pierden el tiempo mientras buscan.
Incluso ya perdidos se repierden


Imagínense su vida
siempre reviviéndose
siempre remuriéndose
si ven la puesta de sol en una playa perfecta
se ven a sí mismos viendo la puesta de sol en una playa perfecta
y a esa raja entre sus ojos y la vida
a esa grieta
la bautizan cada día con su nombre.

¡Pobres¡
¡qué lúcida miseria¡
¡qué cansancio de comienzos¡
Se buscan
se complican pero nunca se completan
van al amor con la cabeza llena de pájaros abstractos
y vuelven hechos un nudo de jaulas vacías
y cadáveres concretos
pero vuelven.

Si ves a un incompleto en cualquier parte
pregúntale qué tal, 
acaricia su cabeza
y sigue  tu camino hasta la meta
si amas a un incompleto entonces ten cuidado
hazte a la idea
nunca te amará completamente
o lo que viene a ser lo mismo
un incompleto sólo puede
amarte la mitad de la mitad
y para siempre.


domingo, 3 de noviembre de 2013



He tenido la gran oportunidad de compartir espacio, micro y antología con enormes poetas como Inma Luna, Ana Pérez Cañamares, Antonio Orihuela, David González, o Juan Carlos Mestre entre otros muchos y muy buenos.Gracias a la organización de Voces del Extremo por invitarme. Un lujo