domingo, 15 de enero de 2017

El circo de la melancolía


 Bienvenidos al mayor espectáculo del  mundo
apaguen sus teléfonos móviles y
acomódense  en su asientos.
Dentro de unos minutos
la alegría de aquellas vacaciones en Tailandia
se subirá  al trapecio
y hará un doble tirabuzón sin red  en su cerebro.

 El entusiasmo  de las primeras veces
meterá la cabeza en la boca del león,
y después  llegará aquella historia  de la infancia
¿la recuerda?
ha venido a escupir un haz de fuego
en su cabeza. 

Más tarde todas las palabras
que no supiste decir aquella noche
saldrán al escenario  sobre unos elefantes.

Luego intentará escapar de un cofre
sumergido en agua 
y cerrado bajo setecientas llaves
la mirada divertida y soñolienta
de cuando eras joven

Acto seguido
vuestra historia de amor
subida en siete monociclos
mientras hace malabares con los días grises
intentará cruzar la cuerda floja
de los cinco años.

En el circo de la melancolía
la función no se detiene
Como en todo circo que se precie
tiene que haber algún payaso
a la entrada 
le proporcionaremos un espejo.
Si tiene paciencia podrá ver a Felicidad
nuestra mujer barbuda
y a Fracaso el hombre bala.

Cuando todo haya acabado
no se repartirán corazones de repuesto.

Ármese de sonrisa firme y palomitas
y nunca desfallezca
nuestro circo es triste pero tiene gracia
el último salto mortal no podrá verlo
será el suyo.