domingo, 10 de marzo de 2013

No se vive se naufraga



En mitad del mar
abrir los ojos
encima de una tabla
una tabla podrida que se hunde
Puedes enfadarte
lamentarte
morirte de miedo
o mirar tranquilamente hacia otro lado
decir todo va bien
¿Qué tabla?
¿qué hundimiento?
Puedes remar
Con las manos
Con los ojos
Con el alma
Puedes hacer lo que te dé la gana
pero el mar es un cíclope
un lestrigón, un monstruo
con la boca gigantesca de los siglos
que no va preguntarte
cómo estás
ni cómo te acurrucas en la cama
Haz algo inesperado al menos
no sé
prueba
sé valiente
levántate
y  baila.  


2 comentarios:

  1. "Levántate y baila" o maldice y escupe tu rabia o, si lo deseas, traga agua salada y aprende a ahogarte cual náufrago sin esperanza. Al fin y al cabo sólo serás estadística entre las olas, los restos del naufragio, la nada que el poder desecha. Huesos peregrinos en el osario común y solidario.

    ResponderEliminar
  2. A veces da pereza levantarse y bailar, naufragar es como más acogedor, más nuestro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar