viernes, 12 de abril de 2013

La familia miedo



Hace mucho que me  despierto entre mis miedos
son tantos
y además tan azul adentro,
tan grises y barbudos
algunos tan constantes
que llevan mi  sombrero y mis lunares
que estrenan mis camisas y mis sueños.
Terminan por  hacerme compañía
desde hace tiempo les invito al desayuno
charlamos, reímos, morimos doce veces por semana
a veces nos tomamos el café con seis galletas.

Esta manera de empezar el día
me previene contra los  días malos.
El mes pasado firmamos un contrato de mil años
yo les afeito, les limpio los oídos
les llevo hasta el trabajo
y ellos me ayudan a ganarme el sueldo
en vacaciones les dejan pasar en los hoteles
hasta hay gente que me mira y  advierte su presencia.
¡¡Qué ternura ¡¡
Un hombre con  todos sus miedos atados al tobillo
como una legión de sombras al cuadrado
¡¡Pobre hombre¡¡
Lo que debe gastar en dioses y dentistas
Lo que debe gastar en libros de poemas

¿Qué van a tomar ustedes ventisiete?
nos dice el camarero con apuro
como quien habla a una familia cubierta de pirañas.

Y así transcurre el día a día
destripando primaveras
acariciando palabras como gremlins buenos
ni mal ni bien hasta que por la noche
llegamos juntos a la playa de tus ojos
allí les dejo en plena orilla
y me zambullo solo
entonces nado, vivo,
persigo estrellas en el fondo de tu espalda 
navego con la espuma de tu risa
hasta te beso tiburones,
pero a la mañana siguiente
cuando me despierto seco
allí están  ellos
pacientes
esperando…

La familia es la familia hasta la muerte
la familia tira mucho
ya se sabe.


3 comentarios:

  1. Los miedos, supongo, también colaboran en mantenernos vivos, como la humedad necesaria en los resquicios de la madera. Pero, ya se sabe, mucha es podredumbre.
    Buenos versos. Salu2.

    ResponderEliminar
  2. Después de leer despacio tu poema, me reafirmo en pensar que la noche es maravillosa.... hace que a nuestros sueños les crezcan manos para poder así alcanzar las estrellas verdes que vemos lejanas....Su luz nos acompañará para afrontar y vivir otro día...
    Buena racha, poeta.
    M.

    ResponderEliminar
  3. Ültimamente, la familia miedo se ha pasado al enemigo. Están con nosotros pero nos traicionan... En una de esas vacaciones, prueba a meterte al agua con ellos. Creo que no saben nadar. La familia ahogada es mejor familia. Un abrazo

    ResponderEliminar