jueves, 25 de abril de 2013

Esa chica que camina por la acera que pisamos todos




Completamente otra
nada que ver conmigo
completamente  dentro de su mente
Y de pronto mientras mira la nada  
un adoquín
y va pensando
se le cae una sonrisa de la frente
como quien vomita una paloma incomprensible
y te deja con la sensación
de que universos diferentes...
vale
trenes en hierros paralelos... 
es cierto
pero su sonrisa
es tu sonrisa
y te ha cambiado el día.

2 comentarios:

  1. Ese gesto, esa mirada, ese instante que no tiene más valor (ni menos) que su fugacidad, su aroma a imposibles, la ausencia de concreciones.
    Efectivamente, algunos días se salvan así. Menos mal. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hay dias buenos y dias malos, en mi opinion todos los dias se pueden salvar con un gesto!

    Saludos

    ResponderEliminar