viernes, 10 de mayo de 2013

Animales


“Dios le dijo al hombre que podía tomar los animales   
                                                            que necesitara,  solo hasta encontrar una mejor solución”.
                                                                                                                Francisco de Asís


 Ir a decirle al tigre que no se raye
y a la cebra lo mismo
pero  que deje de alfombrar los atropellos
Al oso  ya está bien  de hibernación
que se le envidia.
Hablar un rato con los marsupiales
para proponerles un modo menos marsupial
e igual de humano.
A las hienas que nos cuenten
el chiste verde de la muerte,
que nos lo expliquen
aunque pierda  gracia.
Conversar con las ballenas
y en balleno
llorar por los caídos de ambos bandos.
Con el perro hablar de amor
y a  la medusa
seguirle la corriente.
Escribir un réquiem a la luna
entre los lobos
y aprender virilidad con las leonas.
En el caso del gusano y los anélidos
por encima de fronteras y taxones 
compartir diabólicas  manzanas
en un cuenco.
Postrarse ante el caballo agradecidos
y decirles la verdad,
que siempre fueron por delante.
Pedir perdón a las gallinas
y a las vacas resarcirlas
con mil toros sementales.
Con las aves y murciélagos del cielo
se alargará la cena
y se recogerán las plumas
discutiendo hasta que cambie el viento.
Si se tiene la extraña oportunidad
y si es posible
hablar con un ornitorrinco
de mamífero a mamífero extraviado.
Con los monos y primates superiores
tantas cosas
que requieren tiempo
Celebrar la navidad, los carnavales
Leer las odas de Neruda subidos en palmeras
Contrastar los kamasutras
Recoger flores del mal
Matar a Dios.
Después de todo esto
cuando venga el hombre
saludar sinceramente,
y a otra cosa
mariposa
por ejemplo.
  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada