viernes, 27 de diciembre de 2013

Por eso


No se puede abrazar a una mujer muerta
ni guiñarle un ojo
al menos sin haber enloquecido previamente

No se puede pasar la mano
por encima de sus hombros
sobre todo si su condición de muerta
tiene más de siete días

No se puede convencer a los gusanos
de que se busquen a otra
No se puede entrar descalzo
en el jardín que alimentan sus cenizas
sin clavarse  la estúpida realidad
y  sangrar cientos de panteras inútiles

No se puede respirar por ella
abrir una playa en su vientre
mirar sus ojos y decirle 
buenas noches
No se  puede discutir con ella
no contesta
No puedo 
Por eso
escribo


2 comentarios:

  1. Muy buena poesía. Imagino que lloras por la ausenia de tu madre.

    ResponderEliminar