jueves, 1 de mayo de 2014

Juventud



Sólo dos mandarinas de toda la cesta estaban dulces

el resto insípidas amargas o terriblemente ácidas

y sin embargo volvería a comerme

todas y cada una de las mondas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario