jueves, 19 de marzo de 2015

Cine


 ¡Esa  gente que cuando te mira
en el semáforo
en la cola del banco
en la puerta giratoria
en el baño del restaurante italiano
te hace sentir con su estilo, con su barbilla
 con su redondísima displicencia,
el último y  más ridículo extra
de su grandiosa superproducción. ¡

No sé a vosotros,
pero a mí me asaltan unas ganas locas
de ponerme a saludar a cámara
y al menos joderle ese plano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario