jueves, 6 de diciembre de 2012

La literatura podría consistir en olvidar la noble tarea de morder una manzana




Este poema funciona sólo
si  tienes una manzana entre las manos
Ve a la cocina
y si no la encuentras nada,
apéate en este mismo verso.

O mejor haz un esfuerzo y vuela  
hasta tu  tienda de chinos  más cercana.
Yo te espero aquí
con la manzana que sostengo
al escribir este poema.
Es roja, grande, brillante…

¿Ya tienes la tuya? mírala
es exactamente lo mismo
que yo estoy haciendo ahora.
Dos seres humanos
mirando una manzana
en tiempos y lugares diferentes,
mírala…

¿Sabes una cosa?
 A ti y a mí
 el cielo  se nos agusana
como el útero de una manzana roja,
cada vez nos queda menos tiempo.

Y sin embargo mira tu manzana
Mírala conmigo
por el agujero de la palabra YO.
Ahora ya podemos llorar juntos
sabemos para qué
nos sirve la poesía.

4 comentarios:

  1. Unos increíbles versos.
    Te felicito por tu blog y que sigas haciendo poesía.
    Un saludo y mucho éxito.
    Oliver

    ResponderEliminar
  2. Madre mía, es preciosa. Demasiado "demasiado" para decirlo con palabras. Gracias por resumirlo.

    ResponderEliminar
  3. Es como un tiempo "cuántico"... sostener a la vez una manzana pero en tiempos y momentos diferentes....Todo es posible..

    ResponderEliminar
  4. el agujero de la palabra yo se ha hecho tan grande que ya casi no queda manzana, pero lo intentaré... Tres mil años y con esta manzana del chino voy a saber para qué sirve la poesía... ya me vale
    Un abrazo.

    ResponderEliminar