domingo, 26 de octubre de 2014

¿Hacia dónde vamos?


El sol incendia por dentro
los tres túneles de sangre que van
de mi cuello a mi antigua cabeza.

¿Hacia dónde vamos?
Un cielo cobarde
que ya no es mi cielo de siempre
se encoge de nubes.
Y los coches me miran
con las luces prendidas
como dioses remotos y morados
y me escupen a la cara un hueso de gacela.

Tengo una raja de nieve en la garganta
el escorpión transparente de la angustia
quemándome a picotazos el estómago
¿Hacia dónde vamos?

Sudo
y me nacen asesinos con bigote
en los viejos toboganes del alma,
que el mundo no es el mundo
sino por esa sensación de estar en casa
que acaba de marcharse con este escalofrío.

¿Hacia dónde vamos?
Y miro de reojo al hospital
tan sólido, tan blanco y tan estúpido
como el mismísimo…
no sé con qué compararlo .

¿Hacia dónde vamos?
Sigue insistiendo el tipo
que conduce el taxi.

1 comentario:

  1. Al menos hacernos la pregunta, a pesar de la angustia y la extrañeza. Poema necesario. Sigue así Miguel.

    ResponderEliminar