domingo, 14 de diciembre de 2014

Agradecimientos interiores


Queridísimo cerebro no sabes cómo te agradezco
ese afán por entender hasta el último punto suspensivo de este mundo.
Tu hospitalidad con la filosofía  y con los ibuprofenos
tu culo de mal asiento
los asaltos de Lucidez, esa ladrona,
pero también los medaigual, los nocomprendonada
y  los quierodormir tranquilamente.

Alguno de esos  sitios que escondes  y que solo yo conozco:
las praderas con sol y con columpios
en mitad del tráfico humeante de todas tus neuronas.  
Las humildes  flores amarillas
que te crecen silenciosas e imposibles
en la cuneta de una autopista llamada Miguel Martínez
y que son lo mejor de todo esto.

Apreciado hígado
molino de mis noches increíbles
hemos hablado muchas veces
y espero que algún día me perdones
siempre recordaré  las mañanas de domingo
en que tú te levantabas el primero
y te ponías a limpiar los restos del naufragio  
mientras yo en la cama
seguía  durmiendo como un mono.

Admirados  pulmones ,
cómo explicaros
que pienso en vosotros y suspiro y respiro y suspiro y vuelvo a respirar
que sois mis alas negras
que pelearemos juntos esta guerra
mientras nos quede un átomo de oxígeno.

Estimado bazo a ti quisiera agradecerte…
 lo que sea que deba agradecerte
y que ahora mismo no recuerdo exactamente.

Queridos  estómago,  riñones, vejiga, páncreas
intestinos de todas longitudes y colores
somos un equipo
mi más sincera admiración
por no haberme traicionado todavía
todos  sabéis de lo que estoy hablando .

Y a ti,
extraño carpintero de mis horas
laborioso corazón
panadero de mi hoy por la mañana
a ti
mi pequeño sapo de sangre
¿qué decirte?
Te mando todo  mi amor y mi respeto
pero solo un abrazo muy rápido
porque siempre te veo demasiado atareado
y no quisiera por nada del mundo  
interrumpirte .


1 comentario: