sábado, 10 de agosto de 2013

Yo iba a ser Bogart



Ya no te acordarás
pero al principio
jugué la carta de tipo aventurero
interesante
de esos que sonríen en las cafeterías
cuando se cierra el plano  
a pesar de que la peli es triste.

Un poco  Bogart…
aunque es verdad,
siendo sinceros,
que con bastante menos clase
 y peores diálogos,
pero sin mala hostia.

Desde el vestíbulo
cualquier tugurio  parece interesante.
Yo te dejaba allí para que vieras
en penumbra el resto de la casa
la parte presentable
es decir
que tengo mundo interior
que he leído a Platón y a Raymond Carver
que he visto algo de mundo
que escribo cosas parecidas a poemas
y ese tipo de sandeces.

Dos años después
y a estas alturas
tú ya sabes que no era para tanto
sabes de sobra
que vivo en tres bombillas
escondo muertos en la nuca
lleno el tiempo de escarbajos huecos
y desayuno convertido en una cabra.

Otro pobre hombre
tan cobarde y egocéntrico y obseso  y …
debo repetir lo de cobarde.

Pero hoy, no sé,
la tarde  se ha quedado  en calzoncillos
y todas esas máscaras danzaban por el suelo
así que he decidido…
¿por qué no?
 cambiar de carta.

Voy apostarlo todo a tu ternura
voy a creer del  todo en mi torpeza
como Chaplin
con toda mi miseria por delante

por si te apetece
por si todavía

por si nunca es tarde.

1 comentario: