viernes, 26 de octubre de 2012

*Edgar


Es un hecho indubitable:
los perros tienen todas las respuestas.
Harto de verme pasear este cerebro
de simio rosa y egocéntrico
por todas las habitaciones
de la casa.
Harto de verme convertir un día normal
en un cobarde sumidero.
Edgar me mira fijamente,
en actitud  de reprensión profunda.
Un hormiguero de sombras en el aire,
va llenando gota a gota nuestro cuarto.
Un sol viejo olvidadizo
se deja tres naranjas de luz en la ventana,
la tarde tiene esa distancia
exacta entre las nubes
que  invita a repensarlo todo
ese aire como de comedia enferma.

*Edgar, quiero preguntarte…
¿Qué sentido tiene todo esto?
¿Qué hacemos tú y yo aquí,
en el universo?
Sé que me entiende,
porque agita el rabo
porque busca la correa
porque decide que yo
me lleve al parque.

                         *Edgar: es el nombre del perro de mi amigo Malcolm

1 comentario:

  1. Segura que Edgar tiene la respuesta... todo un filósofo. ¡Muy bueno! Un saludo

    ResponderEliminar